Para el caso de los recuperadores, la marginalidad es también cuestión de ubicación geográfica dentro de la ciudad. En Bogotá, entre los muchos núcleos de recicladores, se encuentran aquellos que viven a lado y lado de las líneas férreas y a orillas de caños, quebradas y ríos pestilentes.